UBER, LEGAL…..?

La última huelga de taxis ha desatado la polémica sobre las consecuencias de aplicaciones como Uber en el sector del transporte privado. Lo usuarios han puesto de manifiesto que las valoraciones están divididas. Por un lado, están los que piensan que la aplicación actúa dentro de la legalidad y que es un avance en el servicio del transporte. Por otro, se encuentran los taxistas y los que defienden al gremio, que aseguran que el taxi es una garantía de seguridad, y que el servicio de Uber es competencia desleal.
“En mi opinión, los taxistas no van a conseguir nada con sus huelgas y protestas. Al contrario, sólo servirá como gasolina al fuego que ellos mismos han encendido con su mal servicio, malas caras e incapacidad de ajustarse a los nuevos tiempos”, asegura Anders Berg. Y explica: “No se pueden volver en contra de las nuevas tecnologías. Una app como Uber existe porque la demanda existe.

Uber tiene su publico como el taxi tradicional tiene el suyo”. Pedro Blesa, por su parte, defiende la gestión de la aplicación: “Uber nos da una oportunidad excelente de avanzar en nuestros pequeños proyectos, más que una forma de generar ingresos es una actividad que puede beneficiar a mucha gente”.
Entre los defensores de Uber, también está quien sostiene que se trata de un servicio legal. “Uber no comete ningún delito, lo comete quien no tiene licencia para transportar gente cobrando por el servicio y sin embargo lo hace”, explica el usuario ‘Matrix’. “Uber solamente pone en contacto conductores y coches, muchos de los cuales pueden tener licencia o simplemente son particulares que van a hacer un viaje y buscan compañeros para compartir gastos, cosa que es totalmente legal”, aclara.
Algunos explican su postura hablando de la situación económica actual. “Entiendo que a los taxistas les fastidie todo esto de Uber y Blablacar, pero es que lo que no entienden es que la crisis afecta a todos y que aparezcan iniciativas para compartir y abaratar costes de desplazamiento es normal porque la gente va justa de dinero”.
¿Un problema tecnológico?

Además de hacer referencia a los precios del taxi, algunos usuarios hablan de avance tecnológico inevitable y falta de adaptación por parte del sector. “Als taxistes potser els aniria bé preparar-se per conviure amb Uber. Veurem que no passarà molt de temps perquè ells també se’n facin usuaris. Els taxistes tenen por a una nova eina tecnològica”, asegura ‘Fidriko’. A lo que otro usuario, ‘JordiBcn84’, que es taxista, responde: “Els taxistes no tenim por a cap avanç tecnològic, de fet tenim molts més que ells, des d’aplicacions, passant per radioemissores, gestió de flotes, 112, gps de flotes, etc”.
Es precisamente este argumento el que también rebate ‘Andrés’: “Quien quiera ver que la oposición de los taxistas de Barcelona a aplicaciones como Uber se debe a un tema tecnológico, está muy equivocado. Los taxis de Barcelona -explica-, además de disponer de una flota con una edad media envidiable (coches modernos y tecnológicos), están dotados en su mayoría del cobro con tarjeta, y muchos de ellos están suscritos a apps que permiten pedir taxi vía smartphone como Hailo y MyTaxi”. Además, añade “apps que a nivel tecnológico son exactamente iguales que Uber, pero sí respetan los principios de legalidad.
La oposición se debe a que la aplicación Uber es un reducto del cobro en negro”. Este mismo usuario lanza una pregunta: “¿Queremos mantener el estado del bienestar? Pues no apoyemos a empresas que basan su actividad en la evasión de impuestos o la prestación de servicios al margen de la ley bajo la falaz etiqueta del transporte colaborativo”.
Haciendo referencia también a la dimensión legal, ‘Pewpew’ declara: “Una cosa son las app para compartir gastos en viajes, y otra los que hacen de transportistas y se ganan la vida con ello. Están promocionando algo ilegal, ya que siempre saldrá más rentable y barato no tener que pagar impuestos o licencias”.  A lo que ‘Xol’, responde con la propuesta de que “sean los propios taxis los que hagan “su Uber” y tengan una app para que la gente comparta taxi”.
Además de la legalidad, algunos defienden que lo más importante es la calidad del servicio y la seguridad que garantizan los taxistas. “Como usuario de un servicio regulado y seguro como es el taxi quiero dejar constancia de que nunca mi seguridad la dejaría  en manos de un vehículo que no está regulado ni asegurado”, asegura ‘Sonmyo’. En la misma línea, ‘Claudinet’ declara: “Me parece muy peligroso hacerse transportar por un desconocido sin licencia profesional ni control alguno. Creo que lo barato puede resultar muy caro”.
El precio, una de las claves

Una de las principales razones que motivan las quejas de algunos usuarios son los elevados precios del servicio del taxi, a lo que los taxistas responden alegando que es un problema externo. “Si los taxistas tuviésemos un descuento del 50% en el carburante y pagáramos el seguro del taxi como un particular, no los 800€ de un terceros (y sin grúa), si no tuviéramos que pagar cada año 53€ por actualizar las tarifas del taxi, si la ITV pagásemos el 50%, yo estaría encantado de que rebajaran el precio del taxi al 50%”, explica ‘MaximoTaxi’. ‘Franchu’, otro taxista, expone: “Yo, como taxista, defiendo las tarifas a precios populares, estoy en contra de suplementos y subidas innecesarias”.
Por lo general, en el debate las opiniones han estado polarizadas. Entre argumentos a favor y en contra, ‘Tlarek’, en su comentario a la noticia de la huelga, asegura: “Tal y como está el patio no deseo que nadie pierda su trabajo o su fuente de ingresos. Pero el sector del taxi puede ofrecer servicio a ciertos usuarios y Uber a otros”.

La Vanguardia