MANO IZQUIERDA

Una noche en la parada del Plaza, en Plaza España, seria las dos o tres de la madrugada, y llevaba unos dos meses trabajando de taxista en la empresa en la que estaba, cuando un hombre delgado se me acerca y me pregunta si puedo ir a Sant Boi, la noche era flojisima, y un viajecito a Sant Boi era de agradecer, aumentaria un poco la hoja. Asi que subio y empezamos el trayecto.

Apenas llevaba un par de minutos cuando comence a arrepentirme. Hoy dia, con lo que se, estoy casi seguro que no lo habria llevado. El sujeto se sento en el centro del asiento trasero, reclinado hacia adelante y todo el rato hablandome encima y tocandome el hombro, y empezo a explicarme que el no era malo, que era buena persona, que eran los demas los malos, los que se metian con él, que su mujer e hijos no le querian ni ver, y enfin, un monton de desgracias, y añadia que porque no llevaba mampara, que era un irresponsable por no llevarla, que no me preocupara que me iba a pagar, cuando te dicen eso, es cuando mas te preocupas, y tambien decia que fuera tranquilo, que no me iba a hacer nada, porque yo era “mu enrrollao”.

Llegado a este punto, no es que estuviera preocupado, es que estaba maldiciendo mi suerte, y preguntandome porque coño coji a este sujeto.

Llegando a Sant Boi me indica el camino a su casa, y llegamos a una calle, que aun no se cual era, toda ella con las luces de la calle apagadas, y me dice que suba por ahi. Ahi no pude mas, y le dije “Tu estas loco, yo no subo ahi”.

Entonces me dio su DNI y el movil, y me pidio por favor que lo subiera, que era una zona nueva recien urbanizada y por eso no habia luces. Direis que estoy pirao, pero lo subi, y le espere en la puerta de su casa para bajarlo otra vez a Barna, mientras le esperaba, apenas un minuto, estuve en un tris de largarme, pero no lo hice, bajo y le dije “Sientate delante, conmigo, si tu y yo ya somos amigos”.

Pense que si las cosas se ponian chungas, preferia tenerlo a mi lado que detras de mi cuello, la conversación siguio parecida a lo anteriormente expuesto, y lo baje a Pº St. Joan/Industria, me pago con un billete de 100€, y no quise discutir sobre el tema de la conveniencia de llevar moneda mas pequeña, me dio la mano y un abrazo como si nos conocieramos de toda la vida, es posible que nadie le escuchara como hice yo ese rato, y se largo, con un gran alivio de mi parte, he de añadir. Me large, y pare un rato despues, baje del coche y respire hondo, un rato para tranquilizarme.

Aun hoy dia, creo que sin un poco de mano izquierda, o actuando de otra manera mas borde, hubiera tenido un serio problema con ese hombre, creo que lleve bien la situación y pude salir airoso de este trance, y lo digo con toda la humildad del mundo. Ahora lo recuerdo y me rio, pero pienso que pudo haber salido muy mal el asunto.

Se aprende mucho de noche, pero creo que no podemos meter a los novatos, precisamente es el turno mas delicado y que mas saber y experiencia requiere, y es una suerte que no haya ocurrido alguna desgracia.